Discurso del Presidente en la 52° Cumbre del MERCOSUR

221

 CUMBRE DE PRESIDENTES DEL MERCOSUR

Señores Presidentes,.

Excelencias,

Señoras y señores:

BIENVENIDOS AL PARAGUAY!

        Saludo especialmente a los señores Presidentes, hoy presentes en esta Cumbre de Asunción,  con quienes tengo el honor de compartir la histórica responsabilidad  de seguir avanzando en el arduo  camino de la integración regional.

         El Paraguay viene abogando desde hace tiempo por retornar francamente a las raíces fundacionales del MERCOSUR, comercial y económico, sin dejar de avanzar hacia la integración social y cultural.

               Para honrar nuestro compromiso, los Estados Partes del MERCOSUR debemos garantizar efectivamente el libre tránsito y la eliminación de restricciones arancelarias y no arancelarias a nuestros productos. Y del mismo modo, mejorar en el menor tiempo posible la interconexión física, la asociación productiva, la cooperación recíproca en todos aquellos campos que contribuyan al bienestar compartido de nuestros pueblos.

 

         Para el Paraguay, el MERCOSUR es y debe seguir siendo un proceso que tiene como base la integración económica y comercial, para sobre ella construir la unión y el desarrollo integral de nuestros países.

         Asumimos también la responsabilidad que implica su Agenda Social y Política, cuya implementación nos urge repotenciar en los tiempos que corren, ya que hay situaciones sociales a la que debemos dar una solución estructural, en beneficio de la gente.

 

Señores Presidentes:

 

         Independientemente de la necesidad del retorno a los principios fundacionales, que es una prioridad, el bloque se ha venido consolidando, tanto política como institucional y jurídicamente, y ha incorporado elementos sin los cuales un proceso integracionista no puede existir y debe continuar fortaleciéndose en áreas tales como:

 

  • Una Democracia sólida. A ese efecto, el MERCOSUR cuenta con un Protocolo sobre Compromiso Democrático.

               Menciono en ese contexto, que en el Paraguay se realizaron el pasado 22 de abril elecciones presidenciales, parlamentarias, de gobiernos departamentales y de representantes ante el  Parlasur. Éstas han sido  limpias, democráticas y transparentes, y se  contó con la presencia en el país de calificados observadores internacionales.

El nuevo Congreso asume funciones el 1 de julio próximo y el Presidente electo, será investido el 15 de agosto venidero.

  • Un Capítulo Social cimentado en la atención de las necesidades más básicas y perentorias de los pueblos; y con la participación de los ciudadanos del MERCOSUR a través de distintos mecanismos.

  • Un Capítulo Político que permite que los temas no-comerciales proyecten al bloque hacia los Organismos Internacionales Multilaterales, con un importante pilar basado en los derechos humanos y las libertades fundamentales entre las que destaco especialmente la libertad de expresión como valor fundamental.

 

Y en este ámbito no puedo dejar de levantar la voz, una vez más, para expresar mi profunda preocupación por la situación política, social y humanitaria que se vive actualmente en la hermana República de Venezuela, con lamentables consecuencias, principalmente para sus habitantes.

         Hago, asimismo, un llamado al Gobierno de Venezuela a que oriente su accionar futuro hacia la restauración plena de las instituciones democráticas, en el marco de procesos participativos, plurales, transparentes, justos y libres.

         Reitero nuestro firme compromiso de cooperar,  tanto en la  reconducción de los asuntos públicos hacia la democracia, como en los esfuerzos que demande la mitigación de la crisis migratoria, humanitaria y social imperante actualmente en ese hermano país.

Señores Presidentes:

         El MERCOSUR atravesó por una crisis de identidad que produjo  un distanciamiento de sus objetivos fundacionales. Esto ha afectado la institucionalidad y el normal funcionamiento del bloque que se basa en el ejercicio pleno de la democracia, en el respeto a los Derechos Humanos y en la reciprocidad de derechos y obligaciones entre los Estados Partes.

         No obstante, cabe destacar el plausible retorno al normal funcionamiento del bloque con el objetivo de contribuir al fortalecimiento institucional de este proceso de integración.

         De hecho, el empeño en consolidar el MERCOSUR Comercial y Económico genera grandes desafíos y dinamiza su agenda.

         En tal sentido, la incorporación de cadenas de valor a los productos de la oferta exportable del MERCOSUR, en la que también estamos viendo avances importantes, es un claro ejemplo de los beneficios que debe traer el bloque a todos los Estados Partes.

         A esos efectos, y para cumplir con la integración productiva, es de fundamental importancia la acumulación de origen, pues de esa manera impulsaremos con rapidez y beneficios comunes la asociación de nuestros medios de producción.

         El Paraguay debe dejar de ser solamente un proveedor de materias primas. Por ello realiza esfuerzos para incorporarse cada vez más activamente a la cadena de industrialización para proveer a la región -y al mundo-  productos con valor agregado. De esta manera, tiende a cimentar un desarrollo socio-económico capaz  de dotar de un rostro social a la integración.

Señores Presidentes:

         Deseo expresar, una vez más, que la condición geográfica del Paraguay, un País sin Litoral Marítimo, requiere su apego al principio de un trato especial y diferenciado para nuestro país, consagrado en los Tratados de Montevideo de 1960 y de 1980, con la ALALC y ALADI, respectivamente, así como en el Tratado de Asunción y el Protocolo de Ouro Preto, estos últimos textos fundacionales de este proceso de integración.

         Reivindicamos este  principio como un derecho válido y genuino, puesto que constituye una garantía de acceso a mercados que nos permita competir en condiciones igualitarias, y lograr así la anhelada integración justa de nuestros mercados.

La reducción de las asimetrías es uno de los elementos fundamentales para la sostenibilidad y legitimidad del MERCOSUR, ya que solo de esa forma estaremos en condiciones reales para evolucionar hacia un nivel de desarrollo económico-social incluyente.

         Por otra parte, el FOCEM, mecanismo destinado a financiar programas para promover la convergencia estructural, desarrollar la competitividad y promover la cohesión social, es asimismo un instrumento fundamental para la superación de las asimetrías en el MERCOSUR.

         Por tanto. Con sólidos argumentos esperamos que el FOCEM II, pase en la brevedad a su fase operativa, incorporándose al derecho positivo de los países Miembros del MERCOSUR.

         Nuestro bloque cuenta con un creciente prestigio a nivel mundial, lo que nos ha permitido avanzar en la suscripción de Acuerdos Comerciales con todos los países de la región y con otros fuera de nuestro continente.

         Vemos con satisfacción el dinamismo que han tomado las negociaciones con la Unión Europea, cuyo impulso actual se inició durante la última Presidencia Pro Tempore del Paraguay en el año 2015 y tuvo un movimiento intenso durante esta Presidencia que permitió encarar los temas centrales de la negociación con una franqueza y asertividad antes no practicada, hecho que aproxima a una real conclusión de las negociaciones con la Unión Europea, como se ve reflejado en los consensos obtenidos en los pilares político y de cooperación.

         Confiamos en que estas importantes negociaciones puedan avanzar hacia un acuerdo equitativo que consagre realmente el libre comercio entre las partes, sin obstaculizar la eficiencia productiva, especialmente en el sector agropecuario de nuestros países.

         Saludamos también el lanzamiento de las negociaciones con Canadá, la República de Corea y la culminación exitosa del diálogo previo al inicio de las negociaciones con Singapur.

Señores Presidentes y estimados amigos:

         El Paraguay, convencido de que el trabajo conjunto entre el MERCOSUR y la Alianza de Pacífico redituará en significativos beneficios para nuestras naciones, comparte la visión de potenciar los puntos de interés común establecidos en la Hoja de Ruta trazada.

         Debemos tomar conciencia del relevante rol político y económico que tiene el MERCOSUR, un mercado ampliado con enormes expectativas de crecimiento, y llamado a ser un actor preponderante en la toma de decisiones tanto a nivel regional como multilateral.

         Con la razonable expectativa de que en esta Cumbre fortaleceremos la unidad y la integración regional, con la mirada también hacia un mundo más solidario y comprometido con la equidad entre las naciones, les renuevo la fraternidad del pueblo y del Gobierno del Paraguay.

         Expreso mis mejores deseos de éxito a la hermana República Oriental del Uruguay, en el ejercicio de la Presidencia Pro Tempore para el segundo semestre de este año.

Señores Presidentes:

         Al ser mi última participación en esta Cumbre, pues pronto culmina mi mandato presidencial, quiero con viva emoción agradecer a los jefes de Estado aquí presentes, y en general a quienes integran el MERCOSUR, el acompañamiento fraterno para que el Paraguay vuelva y reinstale el funcionamiento normal de este sistema regional.

        Nuestra apuesta a la integración, a la democracia, a los derechos humanos y al desarrollo con inclusión social se ha visto, igualmente, compensada con la expansiva inclusión del Paraguay en el mundo.

Con ese fehaciente testimonio, no puedo menos que soñar, amigos míos, con una patria mercosureña capaz de ser la matriz de la sólida unión de nuestra América Latina.

         Me despido celebrando nuestros logros y, sobre todo, con la seguridad que este irreversible proceso de integración se irá fortaleciendo hacia un MERCOSUR eficiente, desarrollista, justo y solidario.

         Se lo debemos a nuestros pueblos.

         Hasta siempre!

  

         Muchas gracias.