El mandatario, Horacio Cartes, inauguró el predio de la Dirección de Evidencias de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), así como la puesta en funcionamiento del primer horno pirolítico especial para incineración de drogas en el país. Fue en la sede ubicada en Chaco’i, departamento de Presidente Hayes.

 

En la oportunidad el ministro de la Senad, Hugo Vera sostuvo que las instalaciones son sumamente necesarias para el Estado, que pudieron concretarse mediante el trabajo mancomunado de varias instituciones.

 

“No solo se constituye en una instalación de incineración de materia inorgánica sino que es una respuesta del Gobierno Nacional a un acuciante problema legal el cual es la de disponer de una instalación oficial para cumplir con parte del debido proceso que consiste en la incineración de evidencias”, detalló.

 

Se trata de una máquina capaz de incinerar 150 kilos de drogas por hora, a una temperatura de 1.200 grados centígrados, sin emitir gases contaminantes para el ambiente. Un tanque con 6.000 litros de gas licuado de petróleo abastecerá al horno y permitirá su funcionamiento.

 

El secretario de Estado puntualizó que la inversión es cercana a los G. 4.000 millones y que se suman a otros logros concretados en los últimos años.

 

“La Senad no solamente incauta y destruye plantaciones sino que desarrolla las capacidades para la detención de criminales internacionales”, aseguró Vera.

 

Mencionó que los logros se dieron mediante la colaboración de otras instituciones como el Ministerio del Interior y las Fuerzas Armadas de la Nación.

 

“Todo está preparado para mejorar las capacidades del Estado paraguayo en la lucha antidrogas, está demostrado que la unión hace la fuerza y la fórmula adecuada para hacer frente a tan perverso adversario”, expresó finalmente.